Educación Financiera

Lee nuestra información

Educación Financiera

Es el proceso mediante el cual los afiliados, usuarios financieros y la población en general cuentan con información clara y oportuna para mejorar su entendimiento sobre los productos y servicios financieros, los compromisos y responsabilidades que asumen al contratarlos y desarrollar habilidades para tomar decisiones financieras que sean eficientes en función a sus necesidades particulares.


¿A quiénes está dirigida la Educación Financiera?

La educación financiera está dirigida a toda la población hondureña y debe ser considerada como un bien público, porque comprende a todos los sectores sociales y es integral al requerir la participación de los actores del sistema financiero: instituciones públicas, usuarios financieros e instituciones financieras supervisadas.


¿En qué beneficia la Educación Financiera a los usuarios financieros y la población en general?

La educación financiera contribuye a mejorar las condiciones de vida de las personas, ya que proporciona herramientas para la toma de decisiones relativas a la planeación para el futuro y a la administración de los recursos, así como información pertinente y clara que da lugar a un mayor y mejor uso de los productos y servicios financieros.



¿Qué nos permite la Educación Financiera?

  • Conocer los derechos y deberes al contratar servicios y productos financieros.
  • Conocer y entender las características y beneficios de los diferentes productos y servicios financieros.
  • Mejorar la administración de recursos.
  • Adquirir conocimientos y desarrollar habilidades financieras para tomar decisiones adecuadas.


Nuestro interés de educar a nuestros afiliados en aspectos financieros:

Para Cooperativa Taulabé nuestros afiliados son, o lo serán en poco tiempo, usuarios de servicios financieros; un rol que pueden asumir con mayor responsabilidad y confianza a través de la adquisición de conocimientos financieros. Saber Más, Ser Más le cuenta las ventajas que trae consigo la Educación Financiera en su vida futura.

Los consumidores financieros deben hacer frente a un exigente entorno financiero que, desde temprana edad, les demanda decisiones importantes.